Warning: DOMDocument::loadXML(): Start tag expected, '<' not found in Entity, line: 1 in /home3/jvallech/public_html/wp-content/plugins/premium-seo-pack/modules/title_meta_format/init.social.php on line 481

El aire que respiramos

 Cada año se invierten decenas de millones de dólares en la atención de los afectados, principalmente niños o adultos mayores, los mayormente expuestos a las enfermedades causadas por la contaminación ambiental.

Aire1 El aire que respiramos El aire que respiramos Quema de ca  a 1

Fotografía Luis Galdámez

Alberto Barrera / San Salvador

Los niveles de partículas en el aire que respiramos los salvadoreños tienen efectos negativos en la salud, provocando muertes por enfermedades respiratorias y cardíacas que generan inversiones millonarias para combatirlas, revelaron datos oficiales.

Y pese al empeño de varias instancias del Estado contra la contaminación ambiental, que proviene principalmente de vehículos del transporte colectivo y privado, la lucha se vuelve insuficiente y cada año los afectados y las inversiones aumentan, dijo en una entrevista con Diacrónico el Director de Vigilancia Sanitaria del Ministerio de Salud, Alejandro Masis.

El profesional aseguró que un valor agregado al problema es que en Centroamérica apareció una repentina nube de polvo proveniente del Sahara, África, lo que en un futuro inmediato aumentará las enfermedades respiratorias.

Por eso las autoridades  y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) recomendaron uso de mascarillas, cubrir fuentes de agua o pozos y otras para evitar los efectos del polvo africano que no solo sorprendió, fue tema en las redes sociales, aunque Medio Ambiente dijo que trae nutrientes para cultivos.

Cada año se invierten decenas de millones de dólares en la atención de los afectados, principalmente niños o adultos mayores, los mayormente expuestos a las enfermedades causadas por la contaminación ambiental.

Masis, quien dio detalles de la situación en una presentación de 20 láminas, dijo que en 2014 se registraron “516 muertes hospitalarias” a causa de las infecciones respiratorias agudas; aunque la contaminación en ciudades y el campo proviene de vehículos, también la causan procesos industriales, malas prácticas agrícolas y excesiva combustión con leña.

La lucha “definitivamente no es suficiente, sin embargo creo que se están haciendo esfuerzos bastante relevantes sobre todo por documentar el fenómeno en términos de generar incidencias para que se puedan hacer abogacías con ellas y estas se conviertan en política pública”, dijo Masis.

Aseguró que en eso existen coordinaciones intersectoriales entre los ministerios de Salud, Medio Ambiente y Trabajo, que debe vigilar el adecuado funcionamiento de calderas y otras instalaciones industriales; así como el monitoreo que realiza el Viceministerio de Transporte y otras organizaciones técnicas que dan sus aportes al trabajo colectivo.

Explicó que “históricamente las infecciones respiratorias agudas (IRA’s) han representado la primera causa de enfermedad para el Ministerio de Salud” y citó que en 2013 hubo 2,260,135 casos y en 2014 aumentaron a 2,393,144 lo cual representó una inversión de 46,3 millones de dólares el año pasado.

Detalló los casos de neumonía, asma y las consultas por el Síndrome obstructivo crónico y aunque los casos de conjuntivitis se redujeron de 94,155 en 2013 a 61,707 del año pasado los costos fueron de 1,06 millones de dólares.

Aire2 El aire que respiramos El aire que respiramos contaminacion salud 1

Fotografía Luis Galdámez

Transporte viejo aumenta contaminación

Estudios del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) indican que el transporte público de El Salvador tiene una flota de autobuses y microbuses altamente contaminante por el deterioro de sus máquinas a través del uso de más de 20 años.

La titular del MARN, Lina Pohl, dijo recientemente que en 2014 se deterioró la calidad del aire que respiramos y que más del 50 por ciento se debe a esas unidades viejas.

El año pasado 626 buses y microbuses debieron salir de circulación al cumplir dos décadas de fabricación, lo cual está regulado en la Ley de Transporte Terrestre, Tránsito y Seguridad Vial, pero que siguen en servicio por el Decreto Legislativo 733 que las prorrogó un año más de vigencia, con lo que también tienen derecho al subsidio, un desembolso mensual de más de 232 mil dólares.

Un estudio técnico realizado en 2012 para el Sistema Integrado de Transporte del Área Metropolitana de San Salvador (SITRAMSS),  determinó que en el país se cuenta con un “parque vehicular envejecido, obsoleto, muy contaminante y muy costoso”.

En el levantamiento de emisiones de material particulado que afecta la calidad del aire y que elaboró el MARN, se informó que el 33 por ciento de las emisiones en el área metropolitana corresponde al transporte terrestre y de lo cual un 51.32 por ciento es por el transporte de pasajeros.

Aire3 El aire que respiramos El aire que respiramos contaminacion 2

Fotografía Luis Galdámez

Las mediciones de calidad del aire solo la realizan estaciones ubicadas en el Centro de Gobierno y en la Universidad Don Bosco, Soyapango. Según el informe en 2014 se reportaron cinco días (4 en abril y uno en junio) con calidad del aire “muy dañina”, pues en relación a 2013 aumentaron en un 310 por ciento los días con calidad de aire buena, pero aumentaron en 214 por ciento los días con calidad dañina.

Hagámonos suecos

Mientras aquí nos afectan los buses viejos en Suecia pusieron en circulación una flota de autobuses eléctricos para el transporte  de pasajeros, lo cual ayudará a descontaminar el aire en las ciudades y reducir los efectos en la salud de la población.

Los beneficiados son los usuarios de la Ruta 55 en la ciudad de Gotemburgo, pues tienen un servicio moderno y no contaminante, ya que la energía con la que funcionan es eólica o hidráulica. Cuentan con sistema wifi y los usuarios pueden cargar sus móviles.

El caso es un buen ejemplo en el mundo y en el uso de energía renovable, pues en la mayoría de casos los vehículos funcionan con combustibles obtenidos de fósiles que generan impactos medioambientales y sus consiguientes deterioros en la salud humana.

Los impulsores del proyecto aseguraron que tiene nuevos y atractivos sistemas como las paradas y gestión de tráfico, conceptos de seguridad y sistemas de suministro energético.

“ElectriCity y la ruta 55 son pruebas concretas de cómo se está desarrollando Gotemburgo para convertirse en una ciudad más densa, más sostenible y más abierta, con atractivos espacios públicos y una vida urbana atractiva”, dijo Anneli Hultchén, presidenta del Comité Ejecutivo de Gotemburgo.

Mientras en El Salvador se impulsan acciones que permitan una mejor calidad ambiental, como mejorar el monitoreo y la reducción de contaminantes, hace falta mucho para reducir los impactos en la salud de la población y el transporte público es uno de los que más enrarecen el aire que respiramos.

Aire4 El aire que respiramos El aire que respiramos contaminacion nube polvo Sahara

Fotografía Luis Galdámez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>