Warning: DOMDocument::loadXML(): Start tag expected, '<' not found in Entity, line: 1 in /home3/jvallech/public_html/wp-content/plugins/premium-seo-pack/modules/title_meta_format/init.social.php on line 481

Esas “pequeñas cosas” del fútbol

La selección de fútbol de El Salvador tiene nuevos convocados a pocos días del juego contra México en su monumental guarida, el estadio Azteca, por las eliminatorias de la Concacaf hacia el mundial de Rusia 2018, y no estamos listos.

De un tajo se desarmó una “selecta” que rondaba los 24 años porque sus integrantes pararon entrenos, bajo la conducción del hondureño Ramón “Primitivo” Maradiaga, demandando atención a exigencias que llamaron “pequeñas cosas”.

El partido se realizará en medio de una continua situación de violencia y repetidas discusiones de los partidos políticos –que están a favor o en contra de medidas impositivas-, por lo que podría ayudar a la distención del furor que afecta a la población, la cual tiene en eso un amplio historial.

Durante la pasada guerra civil, en 1982, se logró el pase al mundial en España y siempre que hubo partidos las armas cesaban su actividad, logrando cortos remansos de paz.

Hoy la violencia no tiene raíces políticas, hoy nos enfrentamos a una violencia delincuencial, pero el fútbol siempre es pasión y ante México eso es mucho más notable, aunque su música ranchera es muy popular y su comida, principalmente.

Pese a todo, y aunque presagian una derrota el 13 de noviembre ante el poderoso contrincante -al cual se le tienen ronchas futboleras-, los salvadoreños estaremos pendientes, dentro y fuera del país soñando con una victoria o rogando que la selecta no caiga desastrosamente.

Y ya hubo una nueva convocatoria de jóvenes en la que se repiten nombres que se supone fueron los que se negaron a seguir con las demandas de sus compañeros de equipo y otros que añoran representar a su país en esas competencias internacionales.

El flamante técnico de la selecta dijo que para enfrentar a los mexicanos será necesario colocar tres autobuses en el arco salvadoreño, una peculiar forma de explicar que será extremadamente defensivo y otros, también en broma, dicen que el esquema táctico será 3-5-2-1; o sea 3 porteros, 5 defensas, 2 volantes defensivos y un solitario atacante.

Aunque circulan ésas y muchas bromas, indiferencia y críticas, el fútbol es un tema casi de interés nacional, pese a que los llamados “legionarios” publicaron en las redes sociales un brevísimo comunicado, con aparente indolencia, que explicaba su posición sobre las demandas planteadas y en la que aseguraron que “no es abandono ni mucho menos desprestigiar la selección” solo eran  “desacuerdos entre jugadores y directivos en pequeñas cosas que desde hace años se han tenido que mejorar”.

Los jugadores pidieron bonos y mejoras en viáticos, en el trato y en los alojamientos cuando de preparar sus compromisos se tratara, así como premios por clasificar a la siguiente fase.

Nada de eso, que algunos consideran “normal” fue discutido, aunque los directivos de la Fesfut dijeron que tuvieron algunas discusiones respecto a las demandas planteadas, pero luego las rechazaron y anunciaron una nueva convocatoria y que a los rebeldes se les castigaría, sin anunciar las penas.

Muchos dirán que solo es un tonto deporte sumido en millonarios negocios, un antojo por buscar victorias o una histeria de la sociedad por la carencia triunfos deportivos, pero es algo más que eso. Los salvadoreños tenemos metido hasta el tuétano el fútbol que es tan popular y muchos sueñan con grandes victorias –no por gusto aquel cartel en graderíos populares  en abril de 1993: “al mundial no vamos pero a México le ganamos” y así fue, no asistimos la copa del mundo en Estados Unidos 1994.

En cada eliminatoria regional y cada partido de local contra “enemigos” acérrimos -como México- se exalta hasta la saciedad, pensando en un inusitado “fervor patrio” que avezados comentaristas, especialmente en la radio y la televisión, se encargan de enaltecer, y se cuestiona a quien diga lo contrario o se muestre indiferente ante el eximio fútbol de la selecta.

La fuerza es tal que en la corta pero sangrienta guerra contra nuestros vecinos, Honduras, en julio de 1969, que solo duró 100 horas, el periodista polaco Ryszard Kapuściński le llamara “La Guerra del fútbol” porque coincidió con eliminatorias regionales al mundial de México 1970 y que a la postre fue nuestra primera participación en una copa del mundo, aunque no ganamos ningún partido y no se anotara un tan solo gol.

Las razones para que se diera el enfrentamiento armado entre dos empobrecidos países no fue el fútbol, pero sin duda exaltó algunos ánimos por esos días y afectó los procesos de integración regional y las economías de cada país centroamericano.

Por lo tanto el fútbol, tomando en cuenta nuestras realidades,  es un asunto de mucho interés y nadie debe de hacerse del “ojo pacho”, permitiendo que a los directivos de la Fesfut se les deje manejar a la selecta como se les antoje, ellos deben transparentar sus actuaciones y evitar esas pequeñas cosas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>