El prolongado terremoto del expresidente Francisco Flores

Al expresidente Francisco Flores le sobrevino una serie de procesos, investigaciones, idas y vueltas y achaques de salud que hicieron de su vida un prolongado terremoto, que finalmente lo llevó a la muerte.

Flores1  El prolongado terremoto del expresidente Francisco Flores Paco Flores y George Bush dic2004

Los presidentes de El Salvador, Francisco Flores, y de Estados Unidos, George W. Bush fueron aliados en los primeros años de los 2000. Fotografía Luis Galdámez

Nelson Rentería / San Salvador

Cuando el entonces presidente Francisco Flores llegó a supervisar personalmente una zona residencial devastada por un alud de tierra tras el terremoto del 13 de enero en 2001, las personas lo recibieron con insultos y furibundas exigencias para que apresurara las labores de rescate porque varios de sus familiares estaban soterrados pero con vida.

Decenas de socorristas y habitantes intentaban con desesperación remover apenas con palas, picos y cubetas toneladas de tierra de una avalancha que se había precipitado sobre las viviendas de la residencial Las Colinas de la ciudad de Santa Tecla, considerada la zona cero de las emergencias.

El terremoto, que ocurrió a las 11:33 horas y tuvo una magnitud de 7,3 grados en las escala de Richter, dejó 827 muertes, 4.520 heridos y más de 1 millón 160 de personas afectadas, de acuerdo con un estudio realizado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Un mes más tarde, el 13 de febrero de 2001, un nuevo terremoto sacudió El Salvador y las cosas se complicaron todavía más. La fuerza de los sismos dejó al país, literalmente, por los suelos y a las personas pidiendo asistencia.

Pese a la solidaridad internacional que llegó desde varias partes del mundo, una parte de la ayuda aparentemente desapareció, tal y como lo indicó una investigación judicial que inició una decena de años después.

El proceso estuvo marcado por irregularidades, cuestionables decisiones fiscales y judiciales, reproches entre acusadores y defensores, así como por un convulsionado debate político, donde todos querían sacar provecho para sus intereses.

De acuerdo con las pesquisas, unos 15 millones de dólares de cooperación de Taiwán, que estaban destinados para la atención de las emergencias nunca llegaron a los proyectos de asistencia, por el contrario siguieron un curso diferente: las cuentas bancarias del partido Alianza Republicana Nacionalista (Arena) y las del exmandatario.

Tras la develación del caso, al expresidente Francisco Flores le sobrevino una serie de procesos, investigaciones, idas y vueltas y achaques de salud que hicieron de su vida un prolongado terremoto, que finalmente lo llevó a la muerte.

Francisco Guillermo Flores Pérez falleció a los 56 años el sábado 30 de enero en un hospital privado, luego de una semana de permanecer en estado de coma, tras sufrir un derrame cerebral en su residencia, donde guardaba arresto domiciliar.

Tras su deceso, las dudas sobre el destino final de la ayuda quedó a media luz y alguno de sus correligionarios piden que se haga “borrón y cuenta nueva” del caso.

Sin embargo, Francisco Flores, que gobernó el empobrecido país centroamericano entre 1999 y 2004 no solo será recordado por la supuesta malversación de los fondos, sino porque también fue protagonista de polémicas decisiones económicas, de seguridad y diplomáticas.

Bajo su Gobierno fue aprobada una polémica ley para dolarizar la economía salvadoreña, envío de tropas militares durante la guerra con Irak y fue el primero en implementar el Plan Mano Dura para combatir a las violentas pandillas, llamadas “Maras”.

Además, se enfrentó durante varios meses contra los gremiales de médicos y sindicalistas de salud que paralizaron el sistema público que rechazaban a las intenciones de privatización de la red hospitalaria.

FILÓSOFO SONRIENTE

Filósofo y político de profesión, fue formado en prestigiosas universidades de Estados Unidos y Gran Bretaña, no obstante era seguidor de la filosofía oriental y del pensamiento de Sai Baba, conocimiento que adquirió durante los tres años que vivió en la India.

Se convirtió en presidente del empobrecido país centroamericano el 1 de junio de 1999, abanderando un proyecto económico neoliberal y de renovación de la extrema derecha de la Alianza Republicana Nacionalista (Arena), ahora en la oposición.

Sereno, de hablar pausado y casi siempre con una sonrisa en el rostro, Flores era considerado un hombre negociador, abierto al diálogo y concertador, sobre todo en su período como presidente del Congreso, donde logró importantes acuerdos con la oposición.

Por esa razón sorprendió a propios y extraños cuando cuestionó al ex presidente de Cuba, Fidel Castro, por su supuesta colaboración con la guerrilla izquierdista del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) en el conflicto armado entre 1980 y 1992.

En la Cumbre Iberoamericana, realizada en Panamá, Flores se defendió de las acusaciones del líder cubano, quien habría denunciado de que funcionarios salvadoreños colaboraron con la red terrorista Luis Posada Carriles. Otro de los temas que no ha sido esclarecido por las autoridades.

“Por lo tanto señor Castro, es absolutamente intolerable que usted, involucrado en la muerte de tanto salvadoreños, que usted que entrenó a muchísimas personas para matar a salvadoreños, me acuse a mí de estar involucrado en el caso de Luis Posada Carriles”, dijo Flores en la reunión de mandatarios.

También se apresuró a respaldar al Gobierno de facto de Pedro Carmona a pocas horas de realizado el golpe de Estado en Venezuela contra el fallecido Hugo Chávez en abril de 2002, por lo que fue severamente cuestionado.

El presidente Francisco Flores tomó esa arriesgada decisión pese a que el Gobierno de Chávez le ayudó a construir una aldea de 117 casas y otros edificios en la localidad de Comasagua, luego de los terremotos de 2001.

Fueron justamente estos episodios los que le truncaron su candidatura a la secretaría general de la Organización de Estados Americanos (OEA) en las elecciones de 2005, que luego ganaría el chileno José Miguel Insulza.

Flores también fue duramente criticado por secundar las políticas económicas y de seguridad del ex presidente estadounidense, George W. Bush, de quién se jactaba ser su socio estratégico en la región centroamericana y particularmente de ser su amigo.

“He tenido muchos honores en la vida, pero nunca uno tan grande como que el presidente Bush me llame su amigo”, dijo orgulloso Flores, durante una visita  que el presidente norteamericano realizó a El Salvador.

Flores2  El prolongado terremoto del expresidente Francisco Flores Francisco Flores3

Fotografía Luis Galdámez.

LA REVANCHA EN TRIBUNALES

Irónicamente, fue el entonces periodista de televisión Mauricio Funes quien denunció en el año 2001 que la cooperación internacional no era bien manejada por el Gobierno de Flores, pese a las peticiones de ayuda de los afectados.

Las constantes denuncias en los espacios informativos le costaron la cabeza a Funes y un grupo de periodistas, cuando fueron cesados de sus puestos en la cadena televisiva, supuestamente por recibir presiones desde la presidencia.

En 2008 Mauricio Funes abandonó su carrera de periodista y se convirtió en el candidato presidencial del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), ganó las elecciones y se convirtió en presidente para el período 2009-2014.

En el año 2013 el presidente Funes se tomó la revancha y volvió sacar a la luz el caso del manejo irregular de la cooperación internacional, luego de recibir un informe del Departamento del Tesoro de Estados Unidos que investigaba a Flores por movimientos sospechosos en sus cuentas bancarias internacionales.

Francisco Flores, que reconoció haber recibido el dinero de Taiwán, fue llamado popularmente “saquito Flores” después que declarara ante una comisión de diputados que lo investigaba por el caso, que él entregó la ayuda a los damnificados es sacos repletos de dinero.

Luego de esas declaraciones Flores se mantuvo prófugo por varios meses, hasta que en septiembre de 2014 se presentó voluntariamente a los tribunales para declarar por el caso.

Durante 16 meses sus cuentas bancarias fueron congeladas, fue enviado a prisión preventiva, y se dio a conocer que padecía de una trombosis en su pierna derecha, una enfermedad que habría contribuido para el deterioro de su salud.

“Paco (Francisco Flores) confió y se sometió voluntariamente a la justicia por su certeza de que era inocente, por el contrario sufrió una terrible crisis en su salud, provocado por un injusto ataque político que atropelló sus derechos fundamentales”, dijo su esposa Lourdes de Flores luego de conocer su muerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>